8 de Marzo Día Internacional de la Mujer

Este 8 de marzo del 2017 se cumplen 42 años desde que se estableció un Día Internacional dedicado a la mujer y, a pesar de constituir más de la mitad de la población mundial, la brecha de desigualdad entre hombres y mujeres es profunda. En nuestro país, 56% de las mujeres entre los 12 y 29 años no son económicamente activas y solo un 8% de las estudiantes de Educación Superior accederán a puestos directivos en su vida laboral.

La desigualdad en salarios y retribución entre hombres y mujeres también es un obstáculo para su desarrollo. 65% de las horas trabajadas por una mujer no son remuneradas y 3 de cada 4 mujeres jóvenes en nuestro país no estudia ni trabaja. Además, ser mujer en México continúa siendo un factor de riesgo de ser susceptible a situaciones de violencia, muchas veces en el seno familiar. Entre 2013 y 2014, seis mujeres fueron asesinadas diariamente en nuestro país.En una realidad en la cual la toma de decisiones continúa sin involucrar las voces de las mujeres, en donde la carga laboral se duplica en factor de género y el desarrollo profesional de las mujeres continúa siendo acaparado por sectores productivos sobrepoblados (comercio, servicios financieros, salud y educación); la consolidación de una agenda con perspectiva de género todavía se encuentra alejada de la realidad.

PRONUNCIAMIENTO

Ante la urgencia de establecer estrategias y acciones concretas encaminadas a lograr una igualdad de condiciones entre géneros en el sector productivo, las mujeres jóvenes de Nueva Alianza hacemos un llamado este 8 de Marzo a dignificar el trabajo de las mujeres y a detener las violencias las violencias persistentes, por tanto demandamos:

– Visibilizar el papel de las mujeres en la producción del país y pugnar por igualdad de salarios, en un México donde las mujeres perciben un peso menos por cada peso ganado por un hombre.

– Incrementar el número de mujeres en puestos estratégicos y directivos con la finalidad de equilibrar la balanza en la toma de decisiones.

– Eliminar y sancionar cualquier forma de discriminación en las contrataciones a las profesionistas mujeres, así como privilegiar la inclusión de estrategias con perspectiva de género no sólo en las políticas públicas, sino en la vida orgánica de las empresas y sectores productivos del país

– Fomentar una cultura de la equidad en la distribución de la responsabilidad en torno al cuidado y sostenimiento del hogar, así como al trabajo doméstico no remunerado; mediante acciones al interior de las empresas que permitan flexibilizar horarios y responsabilidades para que mujeres y hombres armonicen su vida profesional y familiar de manera efectiva.

– En la misma medida, establecer estrategias concretas que consoliden licencias de paternidad y acceso a programas de guarderías y asistencia para padres de familia.

– Manifestar que a las mujeres y a las mujeres jóvenes mexicanas se les debe garantizar una vida libre de violencias, asumiendo medidas contra la explotación, el abuso y el turismo sexual y de cualquier otro tipo de violencia económica, simbólica, política, física, sexual, psicológica, patrimonial y feminicida.

Aunque el panorama resulta complejo, al mismo tiempo reconocemos las acciones y el compromiso del Gobierno de México y sus instituciones para consolidad la agenda 50-50 y cerrar la brecha de género, sin embargo, también somos conscientes de que la responsabilidad del éxito de estas acciones es una tarea de todas y todos.

Las mujeres jóvenes de Nueva Alianza, trabajamos diariamente en la construcción de plataformas que impulsen la participación activa de las mujeres en la política y pugnamos por empoderar la voz de las mexicanas a través de programas y estrategias para el desarrollo de sus liderazgos.

Sabemos que la construcción de una democracia real solo es alcanzable cuando mujeres y hombres participan en pleno goce y ejercicio de sus derechos y capacidades.

Y exhortamos a que el 8 de marzo de 2017 marque un parteaguas en la realidad de las mujeres en México y el panorama mundial, en un momento crucial para la defensa de las libertades y derechos consolidados en más de 100 años de lucha feminista. Que se constituya como un llamado de que la lucha es continua e indetenible, por un mundo igualitario, donde la paridad sea una realidad concreta.

 

Leave a Reply